Uso de cookies: Utilizamos 'cookies' propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar información estadística, analizar sus hábitos de navegación e inferir grupos de interés. Esto nos permite personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Adicionalmente, compartimos los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros. Si continúa navegando acepta su uso.
Más información y cambio de configuración..

Entendido

7 salsas que no engordan



Si es lo primero que eliminamos, cuando empezamos una dieta de control de peso, creyendo que tomándolas van a arruinar completamente nuestros planes de conservar nuestra figura.

Debemos decirle que por un lado, es cierto: una cucharada de mayonesa puede incrementar el importe calórico de una simple ensalada, pero  por el otro,  algunas salsas contienen una gran cantidad de nutrientes, que pueden ser muy beneficiosos para nuestra salud.

Dichas salsas creemos que deben ser incluidas en toda dieta saludable, que pretenda mantener a raya los kilos de más.

No vamos a discutir con usted, ya que es cierto que algunas salsas deberían formar parte de una “lista negra", por su contenido en sal, grasa y muchas calorías. Además de la mayonesa deberíamos incluir en esta lista la crema de leche, la salsa de queso y el pesto clásico."La base de muchas salsas es la yema de huevo y el aceite de oliva y en grandes cantidades puede aportar muchas calorías extra a nuestra dieta. Por todo ello, no las podemos considerar productos dietéticos ", nos dice Anna, nutricionista del "Centro de Nutrición Personal".

Sin embargo, la estrategia a seguir no es dejar de tomarlas, ya que algunas contienen importantes minerales y vitaminas. Y de hecho, algunas nos facilitan la pérdida de peso. "Todo condimento que alegre nuestros platos y aligere el seguimiento de una dieta demasiado estricta puede ser utilizado también para crear menús originales y divertidos" nos dice Natalia, nutricionista  en «Gran Clínica».

Lo ideal para condimentar los platos sería  utilizar salsas caseras y comer con moderación.

Si  usted se decide a comprar salsas preparadas en una tienda,  lea atentamente las etiquetas, ya que como nos advierte Natalia: "esas salsas pueden  contener sacarosa, glucosa o jarabe de fructosa, grasas hidrogenadas, un montón de espesantes, aromatizantes y estabilizantes. Estos son  peligrosos para la salud y pueden  causar aumento de peso, especialmente cuando se utilizan en cantidades excesivas”.

 

Junto con algunos  expertos, hemos recogido las salsas más saludables para poder condimentar nuestros platos, si estamos siguiendo una dieta para perder peso.

 

Kétchup

En esta salsa,  se encuentra un verdadero arsenal de licopeno, un excelente y potente antioxidante, presente en los tomates.

Este antioxidante  reduce el riesgo de padecer  cáncer y  de sufrir enfermedades cardiovasculares. "Lo interesante es que un tratamiento térmico aumenta la concentración del licopeno en la fruta- nos dice Anna. - Por supuesto, es mejor si el kétchup es casero.

De todos modos, si usted lo compra asegúrese que es de buena calidad".

Dosis: puede permitirse el lujo de tomar 4 cucharadas al día, sin ver peligrar su figura.

 

Cómo cocinarla: además de la receta  básica de la salsa casera de tomate, se puede optar por incorporar un ingrediente muy original: las ciruelas.

 

Salsa Adzhika

Es una de las salsas más respetadas y comentadas por los nutricionistas,  por la facilidad de su composición: una mezcla de pimentón, sal, ajo, especias y nueces. Esta deliciosa salsa dará un sabor especial a cualquier plato y según  Anna " estimula el apetito y mejora la digestión ". "Además, también posee una acción antibacteriana y activa  la circulación sanguínea. Pero no conviene abusar de ella, especialmente las mujeres embarazadas, ya que puede afectar a los que sufren de presión arterial alta,  de enfermedades del tracto digestivo y de los riñones"       advierte Anna.

 

Cómo cocinarla: si se prepara la receta original,  esta no tiene secretos, aunque se le puede añadir zanahorias  y salsa con chile.

 

 



Tkemali y Narsharab

Ambas salsas son un concentrado de jugo de especias y frutas,  no conteniendo prácticamente grasa. "Narsharab y tkemali  no representan un gran peligro para la figura. Pero no se debe abusar de ellas, ya que tienen un alto valor calórico. Por ejemplo, una cucharada de cualquiera de estas salsas incrementa en 50 calorías el valor energético del plato "explica Anna.

Por lo tanto, los expertos aconsejan que se limite a un  máximo de dos cucharadas, la ingesta diaria de esta salsa.

 

Cómo cocinarla: la receta casera de la salsa  tkemali y Narsharab se la vamos a describir a continuación.

 

Ingredientes: 1 kg de granada pelada, 1 cda. de agua, 100 g de azúcar, albahaca y  canela molida al gusto.

 

Qué hacer: cubra las  semillas de granada con agua y cocínelas  a fuego lento durante 10 minutos. Luego pase la salsa por un colador y añada  el azúcar. Añada especias al gusto. Ponga la mezcla resultante en la sartén y cocine a fuego medio durante otros 15-20 minutos. Vierta la mezcla en un frasco de vidrio y tápela. Esta salsa se puede conservar  durante varios meses.

 

Salsa Balsámica

Esta salsa ha  sido considerada la mejor amiga de las personas que deben seguir una dieta de adelgazamiento. Es la salsa ideal para aderezar las ensaladas y es rica en vitaminas A, B, C, fósforo, potasio, calcio y hierro.

 

Cómo cocinarla: el vinagre balsámico ( el ingrediente principal de la salsa) es poco probable que se pueda preparar en casa, ya que se envejece durante varios años en barricas de roble."Sin embargo, el producto final se puede añadir a las salsas,  para aderezar  los platos de verduras o las aves de corral",  nos dice Natalia, que  comparte la receta con nosotros.

Para prepararla,  debe mezclar en un recipiente y dejar reposar durante 1 hora:  jugo de limón, miel, vinagre, mostaza de Dijon, aceite de oliva y salsa de soja. En la nevera,  bien cerrada, se puede conservar varias semanas”.

 

Salsa cremosa  casera

Todos los fans de la salsa bechamel, de la salsa mayonesa o de la de queso (que sabemos que  no están incluidas en ninguna dieta para adelgazar) pueden reemplazarlas por mayonesa hecha en casa o tofu cremoso.

 

Cómo cocinarla: lo ideal es utilizar tofu pero si no podemos conseguirlo se puede utilizar queso, aunque esto incrementará el contenido calórico de la receta.

Ingredientes: 400 g de tofu frío, 20 g de vinagre de sidra, cilantro seco, ajo picado seco, pimienta negra, pimentón,  miel, 1 manojo de perejil, aceite de oliva y sal al gusto.

Qué hacer: triture el tofu hasta que tenga la consistencia de una pasta,  a continuación, añada el resto de ingredientes y mezcle bien.

 

Ideas para salsas

 

Ideas para salsas


Post relacionados

Comentarios

Regístrate o inicia sesión para comentar, es 100% gratis